El cultivo de Níspero


Autores: Equipo Editorial INTAGRI

El níspero japonés (Eriobotrya japónica) es un fruto anaranjado que es apreciado por su pulpa aromática y su sabor dulce y ácido, posee una cantidad considerable de potasio y vitaminas B1, B2 y C. Es una fruta que se consume habitualmente en fresco, pero puede ser fácilmente procesada para la elaboración de productos de repostería.

Se cree que el níspero es originario de China, aunque algunas investigaciones botánicas han llevado a considerar a Japón como el lugar de origen de este cultivo. Anteriormente el níspero se cultivaba como una especie ornamental, ya que florecía en invierno y producía frutos muy pequeños; no fue hasta que el cultivo fue introducido a Europa que comenzaron a seleccionar árboles que producían frutos de mayor tamaño y mejor sabor, aptos para su consumo, lo que permitió iniciar el cultivo de esta especie por sus frutos comestibles.

Fruto de Níspero

Figura 1.  Las semillas del níspero se encuentran agrupadas, el fruto puede llegar a tener de 1 a 5 semillas.

Descripción botánica 

El árbol del níspero alcanza entre los 5 y 6 metros de altura, posee un troco recto con corteza rugosa de color gris pardo, que produce un descamado anual. El sistema radicular es superficial, se extiende hasta unos 25-30  de profundidad. Las hojas son perennes, de forma oblongo-lanceolada, con bordes aserrados, el haz de color verde oscuro brillante, algo rugosa y el envés de color gris ceniza. Las flores están reunidas en racimos (panículas) con un total de 150 a 250 flores, según la variedad.

El fruto es un pomo de color amarillo pálido, que se torna a naranja fuerte cuando está completamente maduro, las semillas oscilan entre 1 a 5 por fruto y se encuentran agrupadas y recubiertas por un tegumento de color castaño.

Variedades

Existen numerosas variedades en cada país de cultivo. En México son  muy utilizadas las dos siguientes variedades:

  • Tanaka. Árbol de tamaño medio (3m), tolerante al frío, su fruto es ovoide de entre 30 y 50 gramos de peso, piel naranja-amarilla; pulpa firme, dulce o subácida, de excelente sabor. Tiene de 2 a 4 semillas por fruto y madura tardíamente, por lo que es poco susceptible a quemaduras de sol.
  • Argelino. El árbol es de mayor porte que Tanaka, resistente a enfermedades. Tiene un fruto grueso, ovoide a redondo, en similar tamaño al anterior pero la piel es de color más clara. Madura entre octubre y noviembre. Presenta auto fertilidad parcial, por lo que se sugiere plantarlo con otros materiales criollos con la variedad Tanaka para elevar su amarre de fruto.

Otras variedades:

  • Golden Nugget. Frutos grandes de forma redonda, con piel de tono naranja oscuro y pulpa muy jugosa del mismo color, la piel suele ser moteada en tonalidades marrones que alteran con frecuencia la viscosidad del fruto. Es la variedad más precoz y las más ácida.
  • Peluche. Los frutos tienen un mayor tamaño, forma alargada y contorsionada, piel rugosa de color amarillo pálido. El sabor es poco dulce a pesar de ser un fruto de pulpa jugosa. Esta una variedad reciente en el mercado que comienza a ser cada vez más conocida y consumida.

Establecimiento de la plantación

Níspero bajo cubierta

Figura 2. Producción de níspero bajo cubierta.

Foto: Juan José Hueso Martín, 2020

Preparación del terreno y plantación: Antes de establecer la plantación es necesario preparar el terreno mediante un subsoleo, barbecho y los rastreos necesarios para dejar bien mullido el terreno. La distancia tradicional de plantación es de 5 x 5 metros, previendo que aproximadamente a los 20 años habrá entrecruzamiento de ramas. Sin embargo, en plantaciones modernas, se usan densidades mucho más altas, como se puede apreciar en la figura 2, buscando rendimientos muy superiores.

La plantación debe hacerse en cepas de 40 x 40 x 40 cm, para acomodar fácilmente el cepellón de la planta. Al excavar la cepa se debe separar la tierra extraída de los primeros 20 cm, que es la más fértil y al momento de la plantación se debe colocar esta tierra en la mitad inferior de la cepa y después colocar la planta y terminar de llenar con tierra fértil, esto con el fin de proporcionar mejores condiciones al planta al comenzar con su crecimiento. Para que inicie su formación debe podarse a 60 – 80 cm de altura. El momento oportuno para establecer la plantación es a finales del verano.

Riego: El riego es muy importante a partir de enero, durante el periodo de crecimiento y engorde del fruto. A partir de julio-agosto, épocas de mayor exigencia hídrica, al níspero se le somete a un estrés hídrico con la finalidad de uniformar y aumentar la floración.  El níspero puede prosperar muy bien con riego de temporal (lluvia) que cae en los meses  de julio a  septiembre y a  veces en  octubre,  con posibilidades  de desarrollar

mejor si se le proporciona 1 o 2 riegos de auxilio en época de estiaje, sin excederse para evitar los riesgos de agrietamiento de la por exceso de agua.

Poda: La poda de formación consiste en despuntar arboles jóvenes de 3 o 4 años entre 60 -80 cm del suelo, forzándolo a desarrollar ramas principales y sobre estas desarrollar ramas secundarias. La poda de fructificación requiere eliminar menos ramas que la mayoría de los frutales templados, realizándose cada dos años, limitándose a eliminar ramas secas, enfermas y entrecruzadas con el fin de proveer una mejor iluminación al centro del árbol.  La mejor época para la poda es al concluir la cosecha.

Si quieres conocer más acerca del cultivo del níspero, adquirir conocimientos y estrategias para producir este fruto te invitamos a capacitarte con el Curso de Frutales Bajo Cubierta, en este curso podrás aprender herramientas y metodologías para un adecuado manejo nutrimental, hídrico y fitosanitario de cultivos frutales como papaya, pitahaya, mango, níspero, aguacate.

Cita correcta de este artículo 

INTAGRI. 2020. El Cultivo del Níspero. Serie Frutales, Núm. 63. Artículos técnicos de INTAGRI. México. 3 p.

Literatura consultada

-Martínez, C. J.; Badenes, L. M.; Llácer, G. 2000. Descripción de variedades de níspero japonés. Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación. Vol. 46

-Martinez, C. J.; Badenes, M. L.; Llácer, G. 2000. El níspero del Japón. Agrícola Vergel. 217:24-33

-Espinosa, E. 1996. Fenología y caracterización pomológica de cultivares de níspero japonés. Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola de Valencia. 280 p.

- Mendoza, L. M. R.; Aguilar, L. A.; Larios, G. A. 2004. El cultivo del níspero Eriobotrya japónica L. una alternativa de producción frutícola. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. 30 p.

-Ayala, T. F.; Sánchez, M.R., et al. 2014. Producción de pimiento morrón con mallas sombra de colores. Revista Fitotecnia Mexicana. Vol. 38

Redes Sociales:

https://www.greentech.nl/es/americas/registrese/registro/?utm_source=ba&utm_medium=banner&utm_campaign=banner_intagri&utm_content=bannerIntagri
Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Plantaciones Frutales de Alta Densidad

Plantaciones Frutales de Alta Densidad

La intensificación de los huertos frutales a través de altas densidades ha permitido entrar precozmente a producción, con altos rendimientos, fruta de mayor calidad y bajos costos de labores por el tamaño pequeño de los árboles, permitiendo un retorno temprano de la inversión.

8891 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Los Compensadores de Horas Frío en Frutales

Los Compensadores de Horas Frío en Frutales

Los frutales caducifolios son árboles que se caracterizan por tener una época de baja actividad hormonal consecuencia de la acción del clima; normalmente se presenta a inicios de otoño y continúa durante el invierno. Dicho evento se conoce como dormancia o latencia y es un periodo de reposo que comienza cuando los frutales de hoja caduca tiran sus hojas como una estrategia de sobrevivencia a las condiciones adversas del clima.

30640 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Equipos para Aplicación de Plaguicidas en Frutales

Equipos para Aplicación de Plaguicidas en Frutales

Dada la naturaleza en el crecimiento de los frutales, así como algunos sistemas de formación a las que son sometidas estas especies, se vuelve difícil la aplicación homogénea de los productos plaguicidas sobre las plantas. Para incrementar la eficacia en el control de patógenos de los tratamientos fitosanitarios, es necesario contar con el equipo de aplicación adecuado.

11956 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo